Yoly

Cuando miras sin ver, oyes sin escuchar, solo porque no quieres

Te pega y acallas tus gritos, no deja de engañarte con varias y tú como si no lo vieras, te dijo que serías “su segunda” , es más, sabes que vas a ser “la segunda” y lo aceptas; llega la noche, él se ha pasado el día emborrachándose y con “otras”

Tú estás cansada, la suegra, sus hermanas, hijos, primos  y hermanos de los que te encargas tú te han dejado sin aliento, a ti sólo te apetece descansar, pero llega él, te fuerza a mantener relaciones sexuales y tú como si nada.

Vas ya por los 7 hijos, él dice que quiere más, que cuanto más hijos tenga un hombre más rico es, pero de esos hijos solo tú te ocupas; eres consciente de que con el batallón actual que tienes no levantas cabeza y aun así se los sigues dando y no haces nada por impedirlo.

No tienes porqué estar cuidando de su familia, te casaste con él, no con ellos, pero tienes ya tan asumido el papel de “buena y trabajadora nuera” que ni rechistas.

Tu ropa se la lleva la cuñadita, ¡hasta ése par de zapatos que tanto te gustaba!; eres la chacha de tu suegra, ella te considera la nuera perfecta, pues te encargas del cuidado de su casa con ella incluida; has gastado hasta el último franco que tenías ahorrado para impresionar al resto de los miembros….

¿Cuándo fue la última vez que te preguntaste lo que querrías tú?

Has renunciado a tus sueños, ilusiones, a tus amigas ni las puedes ver, él te ha prohibido trabajar, ya que según dice, le vas a engañar. Lo has dejado todo por “tu hombre”, ése que ni te ve, ni te valora, que hace lo que a tí te prohíbe.Esos francos que a veces te da y otras no, la gran razón por la que crees no poder sobrevivir sin él, son traídos de un trabajo que a tí no te costaría un dedo realizar, porque eres una mujer valiente, fuerte y él lo sabe, ése es el motivo por el que te impide hacerlo, crecer como persona, ser tú; tiene miedo a que seas mejor que él, que puedas decidir por ti misma, porque seguro no le elegirás a él.

Sabe que tú SÍ PUEDES, que no le necesitas para sobrevivir, ni a él ni a sus míseros francos, y menos al precio al que te cuestan; pero está en tus manos decirle NO, está en tus manos tomar las riendas de tu vida y ver ya de una vez esta realidad que llevas tantos años ignorando, a él le viene bien que sigas así, a ti no.
Necesitas un hombre que te respete, que te quiera de verdad y mientras lo encuentras, mejor sola que mal acompañada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s