Yoly

NOS VEMOS EN 4 MESES

Estar meses esperando para dar la noticia de tu vida, para que  cuando llegue el momento te quedes con cara de mmmm… bueno… ejem...como me está pasando a mi es  para que alguien te mire y te diga

 

Estar meses esperando para dar la noticia de tu vida, para que  cuando llegue el momento te quedes con cara de mmmm… bueno… ejem…como me está pasando a mi es  para que alguien te mire y te diga: tía, no fastidies. Lo mismo me pasó con mi compromiso ( se enteraron mis amigos íntimos tras tres meses y mi familia tras 5) y desgraciadamente lo mismo me ha vuelto a suceder con mi embarazo ,

simplemente porque me pasa que cuando siento mucho, digo poco. Primero vivo el momento y lo hago mío, luego se me van las palabras y solo sonrío, aunque sé que ello no me exime de deciros, que siento mucho haberme callado. Sois partícipes de esta aventura o al menos así quisiera que fuera, por eso siendo consciente de que escribo para propios y extraños,  daré algunos detalles más de la historia para que no os perdáis a lo largo de la misma.
Todo comenzó cuando hace unos meses mi novio y yo decidimos abrir un nuevo capítulo en nuestras vidas y sumarle un pequeño miembro a este pequeño nidito que llevamos seis años construyendo juntos el próximo año, y aunque por nuestro sentido planificador intentamos que todo cayera en el momento oportuno (en plan año, mes y todo como dos  tiquismiquis) la vida quiso hacernos ver que las cosas no tienen porqué suceder siempre obedeciendo nuestros esquemas a rajatablas.
Todavía resuena en mi cabeza el grito que pegué aquella mañana en la que vi asomar la barrita rosa del test con mi novio al teléfono ( al pobre casi le da algo jajajajaja) y las emociones que sucedieron al grito no han sido para menos, primero lágrimas, luego risas, otra vez lágrimas, luego temor,  ansiedad, alegría, expectación,..etc.  tampoco falta ese momento en el que empiezas a preguntarte si no te equivocaste al pensar que estabas preparada para dar el paso; en mi vida había sentido tantas emociones diferentes juntas, sin embargo los momentos que recuerdo con especial ternura, son mi encuentro con “él” (el bebé 😉) en la primera ecografía, los primeros regalos que le trajeron unos amigos, el momento de elegir su nombre, el día en que supimos su sexo, sus primeras pataditas….

Desde luego ser madre te hunde en un torbellino de sentimientos, no obstante tengo especialmente miedo, cada vez que oigo lo de “tener un bebé te cambia la vida”, no sé si la gente se refiere a un cambio positivo o más bien negativo, nosotros de momento lo que hemos tenido que hacer es posponer la boda que teníamos prevista para el próximo año y aplazar una serie de proyectos más, pero nada que no fuera llevable,  de modo que  me he prometido disfrutar todo lo que pueda de este maravilloso regalo que me ha dado la vida y porqué no, compartirlo también. Pienso que compartir enriquece,  y más si es felicidad lo que se comparte, es como esa sonrisa que contagia; ese buen rollo que anima el ambiente…por eso soy feliz de compartir con vosotros esta preciosa etapa que ahora vivo.

No fui capaz de anunciaros mi compromiso, que fue  el verano pasado, como dios manda, pero hoy que estoy en modo parlanchina y libero más endorfinas de la cuenta, os dejo unas imágenes de nuestros anillos  y de mi vientre con 22 semanas de embarazo. En próximos posts os enseño los primeros regalos del bebé y os hablo de su sexo, su nombre ¡y de todo lo que queda por venir!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s